España liderará un proyecto europeo de 27 países sobre “mensajeros cósmicos”

España liderará un proyecto europeo de 27 países para investigar la “naturaleza fundamental del espacio-tiempo” utilizando cuatro tipos de “mensajeros cósmicos”: rayos gamma (fotones de alta energía), neutrinos, rayos cósmicos y ondas gravitacionales.

El pasado 14 de marzo arrancó oficialmente la Acción COST CA18108, “Quantum gravity phenomenology in the multi-messenger approach”, con la celebración en Bruselas de la primera reunión de su “Management Committee” (MC) o Comité de Gestión. Entre los representantes de éste se encuentra Alicia M. Sintes (Universidad de las Islas Baleares) junto con Mariam Tórtola (Instituto de Física Corpuscular de Valencia), Sergio Navas (Universidad de Granada), Marcos López Moya (Universidad Complutense de Madrid) y José Manuel Carmona (Universidad de Zaragoza) que es el coordinador general.

COST (Cooperación Europea en Ciencia y Tecnología) es una organización financiada por la UE para el establecimiento de redes de investigación llamadas “Acciones COST”. Estas redes proporcionan mecanismos de colaboración en el seno de la comunidad científica europea (y de fuera de Europa), facilitando la innovación y los avances en la investigación. El proyecto, coordinado desde España, involucra a investigadores afiliados a instituciones de 27 países europeos (así como a 6 instituciones de fuera de Europa, que participan como “observadores”). El objetivo de la Acción COST es crear un foro de discusión entre físicos teóricos interesados en gravedad cuántica (con un énfasis en la fenomenología) y físicos experimentales que trabajan en la detección de las cuatro categorías de “mensajeros cósmicos”: rayos gamma, neutrinos, rayos cósmicos y ondas gravitacionales, con el propósito de buscar o restringir, mediante la utilización de una estrategia “multimensajero”, posibles señales fenomenológicas que pudieran deberse a efectos de gravedad cuántica. Un segundo objetivo es la formación de jóvenes investigadores en los diferentes aspectos (tanto teóricos como experimentales) de esta fenomenología.

En los últimos años se han producido grandes hitos, como la detección de neutrinos cósmicos o la de ondas gravitacionales, que han dado origen a la llamada “astronomía multimensajera”. Un análisis global, haciendo uso de los diferentes “mensajeros cósmicos”, podría resultar esencial para encontrar señales o imponer restricciones que permitan elaborar una teoría que describa el espacio-tiempo al nivel más básico (lo que se conoce como una “teoría de gravedad cuántica”).