es
ca

Einstein y las dos enanas blancas

Nuevas evidencias de ondas gravitacionales

Aunque aún no hemos podido observar las ondas gravitacionales directamente, tenemos  evidencias experimentales indirectas pero de una precisión impresionante. En 1978, los físicos Hulse y Taylor anunciaron los resultados de observar durante cuatro años una peculiar pareja de estrellas, un púlsar y una estrella de neutrones. La distancia entre ellas es cada vez un poco más pequeña, lo que no sabríamos explicar si no fuera porque pierden energía emitiendo ondas gravitacionales, en cuyo caso los datos “clavan” las predicciones teóricas. Este descubrimiento les valió el Nobel en 1993.

Tres décadas después despuéses otra exótica pareja de estrellas la que nos da nuevas evidencias indirectas. Por primera vez, un equipo de investigadores, incluyendo españoles usando el Gran Telescopio Canarias. ha visto evidencias  de dos enanas blancas emitiendo ondas gravitacionales. Para ello, han observando con precisión durante más de un año cómo se mueven una en torno a la otra. Así han podido medir que el tiempo que tardan en completar una órbita va disminuyendo con el tiempo . Es decir, cada vez las dos enanas se van acercando entre sí.  Y el ritmo en que lo hacen coincide exactamente con lo que predice la teoría de la relatividad general, en el caso de que estén perdiendo energía en forma de ondas gravitacionales,

Ahora, el próximo gran reto es detectar las ondas gravitacionales directamente, algo en lo que están trabajando científicos de todo el mundo. Esto nos permitirá hacer astronomía de una forma completamente diferente. Tendremos una nueva ventana al universo.

Noticias relacionadas: